La suplementación es el aporte nutricional complementario a la dieta habitual que tomamos con el fin de mantener una buena salud, así como evitar la aparición de enfermedades. Las deficiencias que se crean en nuestro organismo por una mala alimentación son una de las circunstancias que nos llevarán a la aparición de graves problemas de salud.

Os hago una pregunta ¿Creeríais que realmente estáis nutridos?

Si tu respuesta es afirmativa, lamento comunicarte que en el mundo de hoy, a causa del empobrecimiento de las tierras por los cultivos masivos, los contaminantes y tratamientos químicos, las tierras se han quedado infértiles. Además de las maduraciones en cámaras y los transportes a larga distancia, se ha creado una deficiencia de nutrientes a nivel mundial.

Se podría decir que el alimento está hueco y no es suficiente para nutrir nuestras células.

  • La vitamina A se encuentra deficitaria en más de 118 países.
  • El déficit de Hierro provoca anemia en más de dos tercios de las mujeres embarazadas y niños en diversos países como la India.
  • El déficit de Yodo afecta a más de 740 millones de personas, 13% de la población mundial. 
  • El Zinc es deficitario en un 20% de la población. 

Desde 1985 hasta el 2002 se fueron recogiendo datos sobre la pérdida de calidad nutritiva, con un alarmante descenso en los minerales y vitaminas.

Por ejemplo, en el caso del Brócoli hubo un descenso del 78% en el calcio, un 62% en el Ácido Fólico y un 55% en el magnesio. En las Fresas un 43% menos de Calcio y un 87% menos de Vitamina. En los Guisantes un 51% menos de Calcio, 23% menos de Ácido Fólico, 31% menos de Magnesio y 77% menos de Vitamina B6. Y así con el resto de alimentos.  

El aporte deficiente de sustancias vitales en nuestra dieta y la mala absorción en el organismo, son la principal causa de intolerancias, alergias, síntomas y enfermedades hoy en día.

Si bien es cierto que los suplementos no sustituyen una dieta equilibrada, hoy en día nos nutren a nivel celular donde el alimento no llega.

La importancia de la suplementación viene dada porque aporta los nutrientes que nuestro cuerpo reclama y necesita para funcionar correctamente. Pero es fundamental que el intestino pueda absorber estos nutrientes, lo cual es complicado con la alimentación hoy en día, con grandes cantidades de alimentos pro-inflamatorios que se encuentran prácticamente en toda la comida, como el azúcar , harinas, conservantes, etc… Nuestros intestinos están sucios e intoxicados lo que dificulta enormemente la absorción.

Siempre recomiendo además de nutrirnos con el aporte extra de vitaminas, minerales, aminoácidos, oligoelementos, ácidos grasos a través de la suplementación, ayudar también al organismo a desintoxicarse. (De esto os hablaré en un próximo artículo).

¿Qué beneficios nos aportan los diferentes nutrientes?

Importancia de los nutrientes para la suplementación

Las vitaminas tienen múltiples funciones en nuestro organismo, como contribuir a liberar energía de los alimentos, descomponer moléculas de grasa o proteger a las células frente al daño oxidativo de los radicales libres, entre otros beneficios.

Los minerales, que forman parte de los huesos y tejidos, son componentes muy importantes de las enzimas que regulan la química del organismo y son imprescindibles para que los glóbulos rojos transporten el oxígeno a las células, el corazón funcione correctamente y las enzimas protejan a los tejidos. 

Los aminoácidos, por su parte, se pueden clasificar en esenciales o no esenciales, siendo los primeros muy importantes para mantener una buena salud. Si el cuerpo no los fabrica correctamente, es necesaria la suplementación. 

También encontramos los ácidos grasos Omega-3 y Omega-6, que son sustancias naturales que pueden asociarse a las vitaminas y minerales para la prevención y tratamiento de las enfermedades. Son importantísimos para nuestro cerebro, reducen los niveles de colesterol en sangre y el riesgo de formación de coágulos. Suplementos alimenticios como la fibra también ayudan al tránsito intestinal y colaboran en las dietas de control de peso.

El aporte extra de estos suplementos en nuestra alimentación, además de mantener unos niveles adecuados de micronutrientes o antioxidantes, también ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro, retrasando al máximo la aparición de enfermedades relacionadas con este proceso.

Saber cuándo y cómo hacer uso de la suplementación

El primer paso siempre antes de llevar a cabo una suplementación nutricional es conocer cuáles son nuestras necesidades y establecer las dosis adecuadas. En este sentido, lo mejor es dejar este análisis en manos de un profesional de la suplementación o con conocimientos suficientes para llevarlo a cabo.

Las personas que conocen mi forma de trabajar o han utilizado mis servicios saben la importancia que le doy a la suplementación, no solo para mantener nuestra piel y cabellos bonitos, sino principalmente para mantener una buena salud de dentro a fuera.

Invierto mucho de mi tiempo en buscar webs y productos que no contengan aditivos nocivos, que contengan dosis óptimas, buena biodisponibilidad y que me generen la confianza suficiente para poder recomendar a mis clientes. Y después de muchos años consumiendo y recomendando suplementación, estoy contenta de haber hallado al fin unos productos de mi absoluta confianza y que he decidido compartir con vosotros.

MÁS INFORMACIÓN sobre los productos de suplementación.

Código QR de acceso a productos de suplementación
Acceso a productos de suplementación